Forbes Zoo

Un tigre hambriento persigue a una gacela, le da caza y finalmente la devora; es una ley natural simple, que garantiza la supervivencia y proliferación de tigres.

Un magnate hace exactamente lo mismo, atiende a la misma ley natural: quiere algo, lo persigue, lo caza y SE HINCHA. Como el tigre.

¿No es esa ley natural una excusa perfecta para ambos?

Lo peor y lo más triste del magnate es que internamente cree que sus actos son excusables en términos naturales, pues se compara con los tigres y demás depredadores.
Él no ha inventado esa ley de supervivencia, simplemente la aplica a su manera. Le parece justo defenderse contra el medio a toda costa y sacar de él todo lo que necesite, o incluso más, por si acaso.

y nosotros, gacelitas, estamos arreglados!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para ellos, Para nosotros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s