Esclavos

¿A quién sirve un millonario?

Alguien pensará que a sí mismo. Yo no lo creo.

Y si se sirve a sí mismo, lo hace verdaderamente fatal,  pues nunca está satisfecho y siempre necesita MÁS.

Como dijo Goethe, “nadie es más esclavo que el que se tiene por libre sin serlo”.

El millonario no sabe siquiera de qué ni por qué es esclavo. Su ansiosa y enfermiza obsesión por seguir acumulando demuestra que no encuentra nunca la satisfacción ni el equilibrio. Su vacío nunca se llena por más que trabaje para él.

Y en su ignorancia, desperdicia su vida dando bandazos y estorbando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para ellos, Para nosotros, Posts. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s