Caminos

Hay quien mete barcos en botellas. Una vez metidos, expone las botellas en vitrinas y estanterías. Y las acumula. Queda precioso. Sí, ya tiene montones de barcos metidos en botellas, pero sigue metiéndolos. Sencillamente le gusta hacerlo.

Y por otro lado, hay quien sabe aprovechar las debilidades de la sociedad y los mercados y acumula millones en sus cajas fuertes. También es precioso (ahora de precio, claro).

Tiene montones de millones en cajas, y puede vivir sobradamente sin que le falte de nada. Pero sigue apostando y ganando.

Para ambos personajes, estos son sus ‘hobbies’. Y cada nuevo día supone nuevos desafíos para seguir con su obra.

El primero no estorba. Al contrario, puede exponer sus obras y complacer a los demás. Se disfrutará su arte y su técnica, y quizá la historia lo recordará.

Pero el segundo es más bien molesto. Los frutos de su ‘don’ sólo le sirven a él. Y su caja fuerte es como un desagüe por donde se desechan buena parte de los ‘dones’ del mundo, de su productividad.

Muchos trabajan y producen, y todo el fruto lo atesoran éstos de forma ávida y ansiosa. Lo secuestran.

Tienen ese ‘hobby’: Jugar a un juego que malgasta vidas enteras que ellos acumulan en sus cajas fuertes. No es por necesidad, sencillamente les gusta poder presumir de su don, y al parecer muchos los adoran por ello.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para ellos, Para nosotros, Posts. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s