Manía

Pobres apadrinados, les tenemos manía… Pero se lo han buscado.

Cualquier persona que por iniciativa propia se desmarca del resto suele provocar eso, manía. Parece que va de lista.

Esos listos parece que no necesitan al resto para nada. Creen que sus miras son otras y que no pueden lograr nada si se quedan entre la masa. Y sencillamente deciden prescindir de ella.

Lo triste de su asunto es que una vez fuera de la masa puede que no sepan qué hacer. No les gusta la masa pero la necesitan, pues es donde realmente ‘hay de donde sacar’.

Se creen buenos, pero ser bueno para uno mismo es aburrido, inocuo. Es de lógica que si uno permanece sólo, no será ni bueno ni malo, será simplemente lo que es y punto. Hay que ser bueno ‘contra’ alguien y además tiene que notarse: alguien debe elegir ese adjetivo cuando nos señale con el dedo y hable de nosotros.

¿Qué hacen entonces? Llamar la atención. ¿De quién? De la masa. O por lo menos de una parte de ella, quizá la que a ellos les interesa. Quieren que alguien advierta su ‘buenura’ para poder decirse a sí mismos: ‘¿Ves? Soy bueno.’

En definitiva, como todo el mundo, eso que necesitan es amor, apoyo, atención…

Bienvenidos de nuevo a la masa, listillos; teníais que volver, pues no hay adonde ir.

A nadie le sirve ser bueno en un mundo solitario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para ellos, Posts. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s